¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BbMundo

El impacto emocional del regreso a clases

Para la mayoría de las personas, las vacaciones representan un período de descanso y convivencia familiar, PERO el problema para los niños empieza cuando hay que volver a las aulas

De manera que el regreso a clases marca el final de una muy agradable pausa en la vida cotidiana de las familias y, con frecuencia, causa disgusto y es poco esperado por todos.

La dinámica familiar cambia notablemente durante las vacaciones; los niños, la familia completa, pierden estructura en esta etapa. Los horarios para las comidas, para dormir y despertar, para llevar a cabo las tareas domésticas, etc., se vuelven más flexibles y, por ende, poco previsibles.

¿Vacaciones difíciles?

Pero no todos la pasan bien en vacaciones. Un claro ejemplo es cuando ambos padres tienen que trabajar, y la ruptura en la rutina familiar puede crear muchos conflictos. En casos como éstos, el regreso a clases es visto como una tabla de salvación y esperado con ansia.

Evitar la depresión postvaciones

No esperes al regreso a clases para regresar a la rutina y disciplina familiar; empieza a hacerlo en los días previos.

Por ejemplo, empieza a recorrer la hora de acostarse, para irla acercando a la hora en que los niños se acuestan en el período escolar. De esta manera, llegado el primer día de clases, los niños estarán descansados y su cuerpo estará preparado para aceptar el cambio de horario

De la misma manera, comienza a re-establecer los horarios para las comidas, dando especial importancia a una alimentación adecuada durante el desayuno.

Los niños se desestructuran al pasar por una convivencia continua con la familia durante las vacaciones y el regreso al colegio representa una separación.

Para algunos puede ser vivida como un abandono o pérdida. Sienten que son dejados en un ambiente diferente y esto crea ansiedad, inseguridad y temor

El regreso a clases para cualquier niño significa abandonar la diversión de tiempo completo y retomar las reglas… y, en algunos casos, pueden presentar ansiedad. Cuando la ansiedad alcanza niveles muy altos, el niño puede llegar a presentar síntomas de estrés escolar.

Los niños y el estrés escolar

Un cierto grado de tensión es una forma de motivación que nos impulsa a tener un mejor desempeño y a enfrentar mejor ciertas situaciones. No obstante, cuando no se logra manejar, esta tensión se convierte en estrés – una sensación de incomodidad experimentada de forma distinta por cada persona.

Tres fases en el estrés que son: la alarma, la resistencia y el agotamiento.

Alarma: Se considera que existen cambios neurovegetativos donde el cuerpo se pone en "alerta", se observa un incremento del ritmo cardíaco y la respiración.

Resistencia: Se trata de mantener un equilibrio: el cuerpo se recupera de esos cambios e intentar restablecer a un estado de "normalidad".

Agotamiento: Si el evento estresante continúa o la persona no es capaz de adaptarse, se presenta el agotamiento.

Ejemplos de estrés escolar

El divorcio de los padres

La llegada de un nuevo hermano

El temor al fracaso escolar

Los conflictos sociales en la escuela

¿Qué pueden hacer los padres ante el estrés de los niños?

transmitirles seguridad y confianza en sí mismos

apoyarlos inculcando hábitos escolares, en especial en la organización de las tareas: marcar y respetar horarios de tareas, así como jerarquizar prioridades

procurar un ambiente adecuado para que la realicen

no incluir muchas actividades extraescolares que los saturen y angustien por abarcar demasiado

 ¿Qué hacer en caso de que tu hijo presenta Enuresis?

No, los niños no se orinan en la cama para molestar a los padres, ni para llamar la atención, o como una travesura. Un niño que no logra el control del esfínter se siente incómodo, más aún cuando el medio le demanda este control y él, aunque se esfuerce, no lo puede conseguir.

¡Castigar a un niño por hacerse pipí en la cama resulta tan inapropiado como resultaría castigar a un niño de 1 año de edad por caerse cuando está aprendiendo a caminar!

¡Acompáñalo! Apóyalo para resolver el problema, con grandes cantidades de amor y comprensión.

Para enfrentar este problema tú no estás sola – y él tampoco debe sentir que lo está.

Cargando