BIENESTAR

¿Cuándo, por qué y cómo llevo a mi hijo al psicólogo?

Aprende a formar hijos emocionalmente sanos con la ayuda de Xóchitl González Muñoz, directora de Psicología para Niños

¿Cuándo y por qué asistir con un psicólogo infantil?

1.- Cuando siente miedos constantes, dificultades para dormir, presenta cambios abruptos en su comportamiento o algún desfase en su desarrollo.

2.- Cuando la maestra o la psicóloga de la escuela te informan que están observando ciertas dificultades emocionales, de aprendizaje o conductuales en tu hijo.

3.- Cuando tu hijo atraviesa por una situación difícil de manejar y te das cuenta de que la situación lo está rebasando, por ejemplo: la separación de los papás, la muerte de un ser querido o, incluso, un cambio de ciudad, de escuela o hasta de casa.

Una vez que asistas con un psicólogo infantil, él, como especialista, determinará si es necesario realizarle una evaluación a tu hijo y de qué tipo.

Hay diferentes tipos de evaluaciones, y cada una de ellas responde a cosas distintas. Con base en los resultados, el especialista determinará el tipo de abordaje y tratamiento a seguir, y si es necesario canalizarlo con algún otro especialista.

Es importante que el especialista acuda a la escuela para entrevistarse con su maestra o su psicóloga para que le platique cómo es el comportamiento en el entorno escolar.

¿Cómo hacerlo?

  •  Pide recomendación: puedes pedirle a su maestra o a la psicóloga del colegio que te recomienden a alguien, generalmente los colegios cuentan con información de diferentes especialistas con quienes han trabajado y podrán hacerte una buena recomendación.
  • Al iniciar el proceso tal vez encuentres información que te resulte un poco complicada de digerir, dale tiempo y espacio para que poco a poco se acomode y la puedas manejar.
  • Algo que también debes tomar en cuenta es que tal vez no sea tu hijo quien necesite iniciar un proceso terapéutico, sino tú misma, o al menos un coaching o asesoría del especialista.
  • Saca la antena del sentido común, escucha y siente si la información que estás recibiendo te hace sentido: una cosa es que no te guste, o se te dificulte manejarla, y otra muy distinta que aceptes información que no corresponde.
  • Sé constante y paciente. Un tratamiento psicológico es un proceso que lleva su tiempo, y es importante que lo respetes.
  • Libérate de pensamientos limitantes respecto a acudir con el psicólogo infantil, la realidad es que todos los papás deberían de contar con una valoración psicológica que les ayude a identificar las fortalezas y áreas de oportunidad de sus hijos, así será más fácil motivarlos a mostrar su mejor versión.

Es importante aclarar que no todos los niños son candidatos a acudir con el psicólogo, y no todas las situaciones son viables de resolverse en terapia. A veces los niños necesitan aprender de la experiencia misma, ya que eso los hará más fuertes y los preparará para subir el siguiente escalón.

Cargando