FAMILIA

Trastorno oposicionista desafiante, un mal que aqueja a los niños

Te decimos los síntomas y cómo tratarlo

¿Qué es el trastorno oposicionista desafiante?

Cuando se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia compañeros o adultos y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente.

Padecer el trastorno oposicionista desafiante incrementa el riesgo de desarrollar un trastorno disocial de la conducta y de manifestar una personalidad antisocial en la edad adulta.

• Se estima que el trastorno oposicionista desafiante tiene una prevalencia poblacional que varía entre el 2 y el 16%.

• Entre el 40 y el 60% de los niños que tienen diagnosticado un trastorno de déficit de atención e hiperactividad terminan desarrollando un trastorno oposicionista desafiante.

• Generalmente los niños con un trastorno oposicionista desafiante suelen identificarse desde la temprana edad de los dos o tres años ya que sus conductas resultan muy disruptivas, llegando incluso a crear problemas familiares.

FOTO: www.madreshoy.com

Principales síntomas del trastorno oposicionista desafiante.

1. Se encoleriza e irrumpe en pataletas.

2. Discute con los adultos.

3. Desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus demandas.

4. Molesta deliberadamente a otras personas.

5. Acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.

6. Es susceptible o fácilmente molestado por otros.

7. Colérico y resentido.

8. Rencoroso o vengativo.

FOTO: www.huffingtonpost.com

• La diferencia esencial entre el trastorno oposicionista desafiante y otros tipos de patologías disociales estriba en que estos niños no violan las leyes o los derechos fundamentales de los demás.

• De la misma forma, el niño no roba y no manifiesta comportamientos destructivos, de crueldad o de intimidación.

• La presencia definitiva de cualquiera de estas formas de comportamiento excluiría su diagnóstico.

¿Cuáles son las causas del trastorno oposicionista desafiante?

1. La teoría del desarrollo sugiere que las dificultades inician cuando los niños tienen entre uno y dos años y medio de edad, debido a que presentan dificultades para aprender a separarse y hacerse autónomos de la persona a la cual se encuentran ligados emocionalmente.

2. Por otra parte, la teoría del aprendizaje indica que las características negativas del trastorno oposicionista desafiante son actitudes aprendidas, que son un reflejo de las malas técnicas empleadas por los padres.

¿Qué pasa si no se atiende?

Cuando este trastorno no se resuelve, en la adolescencia suelen aparecer graves problemas escolares debido a que los niños son particularmente resistentes y desagradables, presentando dificultades tanto en las relaciones con los profesores como con los amigos.

FOTO: www.huellalince.com

Tratamiento

En muchos casos el tratamiento del trastorno oposicionista desafiante implica no sólo la psicoterapia sino también la farmacología, utilizándose los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y otros medicamentos.

5. Otro tipo de acercamiento terapéutico al trastorno oposicionista desafiante es el Collaborative Problem Solving, donde se comprenden las conductas disruptivas como comportamientos inflexibles y explosivos. En este caso se parte de la idea de que la conducta del niño se debe a un retraso en el desarrollo de habilidades cognitivas concretas por lo que el programa se focaliza en que el pequeño aprenda a regular las emociones.

¿Cómo tratar a tu hijo?

• Reconocer y alabar el comportamiento positivo de su hijo. Sé lo más específico posible.

• Modelar el comportamiento que quieres que tenga tu hijo.

• Escoger sus batallas y evitar las luchas de poder. Casi todo se puede convertir en una lucha de poder, si se lo permites.

• Establecer límites y hacer cumplir las consecuencias razonables.

• Establecer una rutina mediante el desarrollo de un programa diario consistente para tu hijo.

• Estructura el tiempo que pasen juntos mediante una programación semanal.

• Trabajar con su pareja u otras personas en tu hogar para asegurar procedimientos de disciplina consistentes y apropiados.

• Asignar una tarea del hogar que es esencial y que no se hará a menos que el niño lo haga. Inicialmente, es importante poner a tu hijo tareas fáciles de conseguir, con instrucciones claras y fáciles de seguir.

• Debes estar preparado para los desafíos desde el principio. Al principio, tu hijo probablemente no coopere o puede que no aprecies un cambio en su comportamiento. Debes ser constante y coherente, mantener la paciencia y no caer en juego de poder.

Cargando