4 tipos de hombres que no van con una mujer independiente

Lucy Romero, terapeuta familiar y de pareja, te dice cómo puedes saber si estás con el hombre indicado

Tipos de hombres que no van con mujeres que quieren proyecto de vida independiente

1. Cazador

Un hombre sueña con encontrar “una mujer a su altura” para demostrarse a sí mismo que es capaz de conquistarla.

Se siente triunfador si el objetivo alcanzado es una mujer poderosa, con fama, éxito y belleza, pero él éxtasis de “la cacería” dura un parpadeo.

Apenas caza a la presa todos los detalles atrayentes se vuelven odiosos, pensar que gane más que él se convierte en un peligro, que sea deseada es insoportable, etc.

El cazador busca una mujer omnipresente todo el tiempo, atenta a sus necesidades, servicial y desprendida de todo proyecto personal. Casi de inmediato comenzarán negociaciones para que ella deje de trabajar, no se arregle como le gusta, etc.

La relación termina cuando ella se niega a ceder a sus exigencias, pues el cazador es intolerante y no podrá con la presión. O bien, aunque la mujer ceda, pues para él será tiempo de buscar una nueva conquista.

2. Competidor

Un hombre se encuentra maravillado por una mujer llena de energía, capaz, decidida y con objetivos similares y apasionada por los retos laborales.

En cuanto el objetivo se alcanza todas esas características maravillosas comienzan a volverse ruido en la relación y pequeños peldaños en una escalera de competencia.

Intenta ponerse por encima en la carrera por todos los medios, espera que la pareja esté dispuesta a sumarse al proyecto de ÉL en todo momento.

Si es una promoción que ambos persiguen se espera que ella renuncie, pero si hay proyectos complicados que ella ceda su tiempo, trabajo y energía para que él cumpla objetivos sin que haya la más mínima intención de reciprocidad. La relación termina cuando ella se niega a ceder su lugar, o bien, cuando consigue un puesto superior, pues para el competidor pensar que ella gane más, o sea su superior es totalmente intolerable.

3.Comodín

Le encantan las mujeres independientes y exitosas tal cual son.

Está acostumbrado a que sea la mujer quien de el primer paso pidiendo su teléfono o presentándose, no tiene problemas en dividir la cuenta o ser invitado, tampoco con que ella trabaje y sea exitosa en su proyecto, quiere verla realizada, firme, y aplaude cada triunfo laboral

Sin embargo, también espera que ella esté pendiente de sus deseos y necesidades, que sea comprensiva, atienda sus caprichos y le consienta.

El comodín no tiene ninguna intención de ser energía masculina determinante, pero tampoco invertir los roles.

La relación termina cuando la mujer exige reciprocidad, ya que él no entiende por qué su “fuerte mujer” ahora quiere ser cuidada y atendida, e inmediatamente abandona el barco.

 

4. Inquisidor/ Juez

Un hombre conservador se eclipsa por una mujer exitosa y distinta a lo que él acostumbra o conoce

Le parece interesante y se enamora de sus virtudes sin expresar jamás las incomodidades que puedan provocarle sus prioridades o forma de vida.

Desde el inicio de su relación iniciará una lista de todos los detalles que le parecen “incorrectos” y ante los que quizá tenga una reacción velada sin JAMÁS externar de forma directa e inequívoca su disgusto

La lista podrá crecer alrededor de meses e incluso años convirtiendo la relación en un experimento correctivo donde el juez cree que es su misión hacerla “aprender de su error”.

La relación termina en un momento inesperado, comúnmente cuando la mujer obtiene un logro largamente esperado, el juez destapará una lista llena de rencor y detalles acusando al éxito de la mujer y “su ceguera” para dar por terminada la relación.

Cargando