¿Es realmente México un país laico?

Esto se puso en duda cuando el gobierno acaparó la agenda del Papa luego de su visita en febrero

Una de las cosas que más conflicto causó la visita del Pontifice a nuestro país fue la "llamada de atención" que hizo a los obispos para que se enfocaran en su labor y no buscaran otros fines o intereses, es por ello que la pregunta lanzada al aire es ¿Qué sucede con el Estado laico en México?

Para aclarar un poco esta situación, el sociólogo y experto en religión, Bernardo Barranco, platica con Martha Debayle sobre lo qué esto significa y cuáles son las leyes que existen al respecto.

El Estado laico es aquel en el que existe independencia y autonomía entre el Estado y las iglesias, lo cual implica neutralidad, es decir, no apoya ni otorga privilegios a una o varias iglesias en particular.

En México existen dos artículos de la Constitución, el 24 y el 30, que separan la Iglesia del gobierno, además de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. En ellas se establecen los límites que deben existir entre estas dos organizaciones.

Cabe señalar que en este país la clase política tiene prohibido participar en celebraciones religiosas de forma oficial, son libres de practicar la religión que deseen como individuos más no como representantes del Estado. 

Un caso muy particular fue cuando el ex presidente, Vicente Fox, besó el anillo del Papa en un momento donde él se encontraba como representante y es que los mandatarios tienen el problema utilizar al Sumo Pontífice a su conveniencia, es decir, puede actuar como un Jefe de Estado, en el que da discursos en contextos políticos y en otras condiciones es un líder religioso, frente al cual nuestros Jefes de Estado se ponen de rodillas y le besan la mano a otro Jefe de Estado.

En México no existe una religión oficial, conforme a la Constitución de 1917, pero los datos muestran la existencia de un 82% de católicos, sin embargo 20 millones de mexicanos no son católicos. 

Cargando