¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Contratos ley hacen caro el sector azucarero: CCIJ

Señalan que tanto los sindicatos como los contratos ley vuelven cara la industria de la azúcar

Por: Víctor Ramírez

Uno de los graves problemas que enfrenta la industria alimenticia es el aumento del azúcar, la cual se ve sujeta a las negociaciones e intereses de los sindicatos de los trabajadores quiénes impulsan los llamados contratos ley por los cuáles controlan el costo de la venta del insumo a la industria, señaló el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, Daniel Curiel:

“Que siempre ha estado protegido el sector azucarero, que lo hacen caro el producto con los contratos ley, con los sindicatos y con toda esta estructura que tienen que cargar los ingenios en México, y de alguna manera todos estos costos no se ven reflejados cuando hacemos exportaciones, por eso Estados Unidos se queja del tema que México pueda abastecer todos los faltantes, es algo que la industria estadounidense se está quejando”.

Estos sindicatos cuentan con diputados federales que los protegen a toda costa para evitar eliminar este tipo de contratos.

Por otro lado, los altos costos del azúcar en México han obligado a empresas de la confitería, panadería y refresqueras a buscar alternativas de endulzantes para mantener costos estables y no trasladarlo a los consumidores, señaló el coordinador del consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, Daniel Curiel:

“Siempre se ha protegido este sector azucarero, y que hace productivo al sector de México que ocupa este producto y hablamos de todos: dulceros, panificadores, bebidas y otros alimentos que también usan azúcar, por eso muchas empresas están buscando otros edulcorantes para ser más competitivos, por eso vemos tantas bebidas que ya no tienen azúcar y esta es una de las razones, no solamente el de la salud, también el tema del precio del azúcar que hace que no sean competitivos comparados con productos de otros países”.

El problema está en que este producto al ser controlado por los llamados contratos ley que impulsan los sindicatos, el precio nacional no concuerda con el internacional.

Cargando