DERECHOS HUMANOS

El dolor de la ausencia

Familiares de desaparecidos viven con la esperanza de encontrar a sus parientes, en la búsqueda sufren desgaste emocional, físico y económico.

Por: Priscila Hernández Flores

El dolor de la ausencia. Pegan fotografías, buscan en hospitales, en la morgue, en los albergues, en todos esos lados las familias van y buscan, van y tocan las puertas, van con la esperanza de saber algo de su familiar.

En esa búsqueda se va el tiempo, el dinero y la energía.Los familiares de personas desaparecidas se enfrentan a un desgaste emocional y económico. Buscar, dedicar energías para acudir a pedir apoyo a las autoridades, implica que luego las familias se empobrezcan y terminen endeudadas.

“Ha sido muy desgastante, te cambia la vida a todos los familiares, no tienes paz jamás, no sabes, si ella está bien si ella está mal. La ves sola, la ves triste, la ves sin un apoyo, la ves sin nada, es muy desgastante”.

Entre madres se aconsejan y se comparten cuál es la mejor ruta para buscar a sus hijos. Juntas han sorteado el viacrucis burocrático como lo han hecho las madres del colectivo de“Por amor a Ellxs”, integrado por familias que buscan a sus hijos desaparecidos en Jalisco.

Cada fin de mes realizan distintas actividades como colgar listones con los nombres de las personas desaparecidas, manifestarse o pronunciarse frente al Palacio de Gobierno, donde se escuchan consignas como esta:

“Dónde están, dónde están, nuestros hijos dónde están, vivos se los llevaron, vivos los queremos, dónde están dónde están nuestros hijos dónde están”.

Ciencia Forense Ciudadana y el colectivo de familiares “Por amor a ellxs” han denunciado que hay municipios como en Tala a una hora y media de la Zona Metropolitana de Guadalajara con más de 100 desaparecidos, pero sus familias no denuncian.

En México 27 mil personas están desaparecidas según datos confirmados por el gobierno mexicano a organismos internacionales como Amnistía Internacional y al Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos.

“Ahora le tiene que dedicar, a parte del trabajo uno, a la búsqueda, incluso, para tratar de colaborar con la policía, proporcionar datos todo eso”.

Jacqueline Galavíz Ramos, responsable de la oficina de interlocución de Amnistía Internacional en Occidente describió que a Amanistía Internacional le preocupa cómo se revictimiza a las familias de personas desaparecidas.

“Hay varios temas que nos preocupan, la situación de las personas desaparecidas, seguimos escuchando que los avances son nulos, se enfrentan a personas que no están debidamente capacitadas. Además del luto que ya traen de la búsqueda de su familiar, hay esta revictimización por parte del estado, cuando debería garantizarles un acceso a la justicia, a la verdad, una reparación integral”.

Las familias de las personas desaparecidas en el país se enfrentan a “barreras para acceder a la justicia” como lo explicó Perseo Quiroz, director de Amnistía Internacional en México.

“Se enfrentan a distintas barreras, en derechos humanos, las barreras para acceder a las justicia, Ministerios Públicos que no tienen la capacidad para entender qué es una desaparición, cómo se configura, que no tienen la capacidad ni la voluntad para realizar una búsqueda inmediata con vida”.

La desaparición de una persona produce daños en la vida de las familias. Por eso, Amnistía Internacional recomendó que se adopten disposiciones legislativas detalladas para la “declaración de ausencia” que permita la extensión de derechos de las personas desaparecidas. Esto ayudará, entre otras cosas, a la protección de su patrimonio y el de su familia.

“Lo que es particularmente preocupante del contexto de éstas desapariciones en México, es que se da en un contexto democrático, y vemos que esto quizá sea una de las crisis más graves que se ha dado en un contexto de democracia de manera formal, justamente lo que teníamos en Chile y Argentina eran dictaduras militares, lo que está pasando en México es un contexto de estado de derecho”.

Algunos con denuncia, otros más desde el anonimato, pero hay una constante, las familias de personas desaparecidas de Jalisco sufren desde que no saben dónde está su hijo, su esposo, su hermano, su primo.

“Una amiga nos decía en el Face , hoy que le toca sufrir este trance a través de su familia, vio que nos cambió la vida, nos volvimos unas personas tristes apagadas, los estragos son letales, no puedes vivir, es vivir a medias como vives ahora”.

Aún con ese vivir a medias, las familias siguen buscando, siguen avanzando, aún cansadas, preocupadas, entristecidas, las familias marchan, las familias siguen con su lucha “Hasta encontrarlos”.

Cargando